viernes, 29 de agosto de 2008

Libros como regalo, libros como compromiso

Desde Victor Hugo hasta el siempre discutible Cela, desde Germinal hasta El corazón de la tierra, los libros han sido un vehículo eficaz y emocionante para transmitir y canalizar la preocupación social hacia las desigualdades y las injusticias.

A diferencia de la prensa, la literatura social transmite su mensaje desde un punto de vista interior que nos permite identificarnos con los personajes para ayudarnos a comprender, por ejemplo, los déficits en las relaciones humanas, denunciar los perjuicios sociales de la ambición sin escrúpulos o dejar patente las injusticias de los prejuicios... todo ello convertido en arte.

Mi relato se titula La gacela herida. Nació una tarde, cuando iba en el coche escuchando la radio y oí cierta noticia sobre las mujeres inmigrantes que se casan con españoles. Parece ser que, a la hora de la separación o del divorcio, pierden no sé cuántos derechos. A causa de esto, muchas son repatriadas a su país de origen. Me pareció una noticia tan obtusa, tan absurda, que vi en ella un ciento de historias que podían escribirse para denunciar esta situación.

Jugando al juego de la asunción de roles, asigné a la mujer el de la gacela herida y al maltratador el del león que sabe que tiene su presa segura. Lo ambienté en esa hora de la sobremesa en que los documentales de la 2 entran en las casas. Así, el marido-león podría dormir en el sofá a sabiendas de que tenía la presa segura y la mujer-gacela herida esperaría, atada a sus obligaciones, recogiendo la cocina, la muerte inminente e irrenunciable. Sé que es un relato angustioso y desesperanzador, pero si quieren pueden pensar que es sólo literatura.

En 2007 esta historia recibió el primer premio en el concurso para escritores noveles organizado por UGT Huelva. Dijeron que era comprometido, que mostraba preocupación social. Quiero transmitiros esa preocupación. Tengo diez ejemplares del relato editado por UGT Huelva. Los enviaré gustoso a quienes se presten a leerlo y a darme su opinión. Me gusta regalar libros –creo que es una costumbre que todo el mundo debería tener– y, a veces, pienso que me faltan lectores.

Quienes se interesen, sólo tienen que enviar un correo a litteraturas (ojo: con dos tes) arroba gmail.com indicando su dirección postal. En cuanto sea posible, le enviaré esta publicación que incluye, además, los relatos que quedaron en segundo y tercer lugar.

______________________
Una reseña de La gacela herida aquí.


7 comentarios:

Dolo dijo...

Pues yo sí estoy interesada en leerlo, por supuesto.
Te mando, pues mi dirección, y te lo agradezco de antemano.
Saludos.

Dolo dijo...

He recibido tu libro; muchísimas gracias, Félix. Estoy muy liada en estos días, pero en cuanto pueda me lo leo, y ya te cuento, ¿vale?
Saluditos.

CaminanteDeNoche dijo...

Hola, antes que nada, gracias por visitar mi blog.
He visto que tienes varios y todos ellos interesantes y completos, no sabía en cual entrar y me decidí por este, quizás por el título. Es un placer leerte. Yo sólo soy una aficionada a la poesía que ha entrado en la telaraña de los blogs(que se comen cada vez más tiempo), pero que ayudan a expresarte y a seguir escribiendo, aparte de relacionarte con mucha más gente, afín o no.

Besos y espero que sigamos en contacto.

Dolo dijo...

Hola Félix, he leido el relato , La gacela herida, y me ha parecido muy bueno. Qué bien escribes, de verdad.
Besos,y enhorabuena!!!

solojazz dijo...

Felix: Acabo de recibir los Relatos Cortos. Gracias. Voy a leerlo y te cuento.

Un abrazo transoceánico

Armando

Celia Rivera Gutierrez dijo...

¡Hola! Felix, no tengo el gusto de conocer tu Gacela herida. Pero estoy de acuerdo contigo, que los relatos y cuentos pueden abrir un poco la mentalidad de las personas y hacernos reflexionar. Escribí un dialogo sobre drogas y bombas, a raíz de que dos familias de narcos se peleaban entre si. Una de ellas puso bombas el día del grito de independencia en el Cd. De Morelia Michoacán de donde es Un pilar de la independencia de nuestro México querido. Y El cartel (narcos) del Golfo se atrevió a colocar mantas diciendo que la familia de Michoacán los desprestigiaba, que ellos no son terroristas ni estaban contra la patria y los mexicanos y ofrecían millones de dólares a quien mate al jefe del de la familia de Michoacán. Y pensé que esa gente ni idea tiene de lo que es ser terrorista y antipatriota, pues la droga mata y destruye dignidades y sus vendedores se sientes patriotas. Así que escribí ese pequeño dialogo esperando que quien lo lea haga una luz en su interior.

Un gran saludo para ti y gracias por tu visita a mis letras
Celia

Lauren Mendinueta dijo...

Félix, es un placer visitar tu blog. Te confieso que me encantó tu idea de escribir on-line un diario novela, me parece genial, muy contemporáneo. Espero que el libro sea tan éxitoso como el fortmato blog. Gracias por pasarte por mi blog, espero que sigamos en contacto. Un abrazo