miércoles, 12 de noviembre de 2008

Working title (I)

Cuando se comienza a rodar una película, lo normal es que el título no esté aún decidido. Los americanos suelen usar la expresión Working title ("título de trabajo") para definir el título provisional que se usa para una película en rodaje.

Nosotros no estamos aún en rodaje, pero por fin hemos convencido a Ricardo para rodar un corto juntos. En realidad, nos convenció él. Una y otra vez se ha negado a trabajar en equipo porque, creo yo, quiere seguir conservando su título de cineasta amateur, a pesar de que lleva ya varios cortos rodados (sin contar los que hizo hace veinte años con su grupo de teatro).

Sí, nos convenció él. O mejor dicho, me convenció a mí. Su estrategia era bombardearme a diario con peticiones. ¿No tienes una historia? Hasta que un día le di una historia que cabía en menos de diez minutos y que se podía rodar según sus condiciones: pocos actores, poco diálogo y un mensaje.

La guerra ha empezado. Manolo Sosa es nuestro fichaje estrella. Gran aficionado a la fotografía (su erudición en este tema es apabullante: no vayáis con él a ningún Fnac), su don detrás de la cámara y su gusto por las buenas películas le hacen el candidato ideal para ser nuestro cinematography director (sin contar con que su hermano siempre es una inspiración). Era el empujón que necesitaba para involucrarme. Ahora ya estamos en marcha: el martes nos reunimos en casa de Joaquín.

La historia del corto es simple y atiende a los miedos que se arraigan dentro de nuestro espíritu y que hacen de nuestra vida un infierno incluso en los mejores momentos, pero no voy a hablar de ella... supongo que por superstición: no quiero que este proyecto se chafe por hablar más de la cuenta.

Como he dicho, por fin nos reunimos. Comida de trabajo en casa de Joaquín (Manoli cocina que no veas... ¿podríamos repetir?), algunos storyboards, mucho brainstorming y otras cuestiones que no tienen nombre en inglés. Una tarde fantástica y prometedora que terminó en la universidad, a donde fuimos Manolo y yo, como para celebrar el bautizo de nuestro proyecto, y a donde conseguimos arrastrar a Joaquín a su primer concierto de jazz: Scott Hamilton. La prueba fotográfica: más abajo.

De izquierda a derecha: un servidor, Manolo Sosa y Joaquín Pérez.

5 comentarios:

ALIBI dijo...

... pero que majetes los tres !!! jejejeje
lo del corto....bueno , si necesitais actriz ,dime para cuando es el cásting y me voy pal sur.
ah , por cierto , me encantó tu libro " las palabras mágicas " , si me pido el del feo me lo dedicas ???

Félix dijo...

Gracias por el piropo, Alibi. Y por tu interés.

Dedicar un libro es un gesto para dar las gracias. No hay nada que inspire más que alguien interesado en tu libro.

Dolo dijo...

Qué bien, Félix, qué interesante el nuevo proyecto en el que estás metido. Ya eres un escritor total, con guiones de pelis y todo. Y además de ser interesante tiene toda la pinta de que lo vais a pasar estupendamente.
Oye, cuando esté hecha, avisa donde y cómo podemos verla eh?

Cristian dijo...

Hola Félix,

Creo haberte dejado un mensaje en otro lugar, pero no recuerdo dónde.

Te quería agradecer tu comentario en el mío.

Bien por el corto.

Abrazo

Dolo dijo...

¿Como va este rodaje, Félix?