miércoles, 18 de marzo de 2009

Inspiración retroactiva

Acabo de ir a recoger la primera prueba de imprenta de Lienzos en blanco. No es la primera vez que tengo en las manos uno de mis libros antes de que nazca, pero he de admitir que produce una emoción indescriptible ese primer contacto táctil y visual con una galerada. Es como acariciar el futuro.

Naturalmente, el libro no tiene fecha de lanzamiento. Estas cosas como todo en la literatura, son labor de paciencia. Si nos remontamos atrás, hace dos meses que envié el fichero de MSWord definitivo con el texto que se correspondía al manuscrito; más atrás, hace diez o doce meses que me comunicaron que aprobaban el proyecto de publicación; aún más en el pasado, hace veintisiete meses que envié el manuscrito; y, casi en la prehistoria, debo admitir que estos relatos fueron escritos en la década de los 90. Escribir, como digo siempre, es cuestión de paciencia, algo así como dedicarse a la jardinería: uno siempre, pone mimo, técnica, y la naturaleza decide cuándo y cómo florecerá.

Hace unas semanas leí en el blog La viga en mi ojo un divertido comentario sobre por qué no escribir novelas que se remitía a otro blog, el de Mateo de Paz, que argumentaba que escribir una novela es como dejar de fumar: cuestión de fuerza de voluntad. Aún no ha pasado el tiempo suficiente, supongo, porque todavía he de poner un poco más de paciencia en la balanza: me queda un paso y es corregir las pruebas.

He hecho un paréntesis en un proyecto que estoy perfilando y del que hablaré en un par de días y me he puesto a corregir. Reconozco que no es fácil. Son, como he dicho, diez relatos escritos hace diez años y repasarlos es como un ejercicio de inspiración retroactiva. Mi forma de escribir ha evolucionado, como era lógico. El cuerpo me pide reescribirlos totalmente, pero he de ser consecuente con el proyecto que ha sido aprobado y limitarme a corregir las faltas tipográficas y poco más, algo que requiere templanza. De momento, tengo una buena reserva de paciencia en el cajón y una melodía que últimamente atempera mis nervios y que me ayuda a concentrarme: Jordi Rossy y su Wicca.

1 comentario:

Dolo dijo...

¿Cuándo nacerá Lienzos en blanco?¿Habrá presentación? Avisa, estoy deseando ir al parto, y al bautizo. Me alegra cada pasito adelante que das, te lo mereces. Besos.