martes, 16 de junio de 2009

La entrevista, al fin

Como prometíamos la semana pasada, aquí está la entrevista realizada con los lectores de Diario de un feo recién divorciado con motivo del lanzamiento del segundo libro de la serie. Félix Amador Gálvez contesta a las preguntas que los lectores han enviado:

Edu fue el primero en preguntar: ¿Cómo se vive una vida tan sinparar? ¿Al feo no le da nunca un yuyu de tanta aventura?
FAG: No cabe duda de que no es lo mismo leer una novela sentado en la terraza con un café al lado que en la pantalla del ordenador. El Diario es un diario porque eso facilita su estructura pero también porque crea un ritmo, y ese ritmo no puede parar, tiene que seguir siempre con nuevas aventuras, desventuras y sorpresas. De lo contrario, no habríamos llegado a 70.000 visitas ni tenido tantos seguidores.

VERONICA preguntó: Yo me muero por saber qué es y cómo se hace el "oso hormiguero". Besos al feo.

FAG: Je, je, qué curiosona eres. Por suerte, la curiosidad es uno de los factores que sigue moviendo el blog hacia adelante. El Oso Hormiguero es sólo una artimaña, una técnica para enganchar a los lectores y obligarles a dejar un comentario, como hacen los humoristas cuando conectan desde el escenario con el público. Podría haberse llamado Mono Aullador o Canguro Cachondo. La respuesta habría sido la misma: preguntas de los lectores y especulaciones, muchas e interesantes especulaciones sobre cómo se hace...
eva- lazarzamora preguntó, con toda la curiosidad del mundo: Yo quiero saber como acabó la historia con la vecinita de la camisetita pegada al cuerpo...
FAG: Las aventuras nunca acaban. La vecinita está ahí, tiene posibilidades y ocurrirán cosas. Creo que nadie duda ya de que es imposible que el Feo encuentre el amor de su vida. Es más difícil que intentar que se centre en el mundo en el que vive. La vecinita será un eslabón más en una larga cadena, una cadena que intenta retratar distintos tipos de mujer, estereotipos (si lo prefieres) muy actuales, personajes reales a los que también les cuesta entender las formas que el amor adopta en este nuevo siglo loco y desordenado que vivimos, persona(je)s que tampoco encontrarán nunca el ideal ni mucho menos la felicidad.
Miss Hyde fue más allá del blog: ¿Seguirías escribiendo si nadie te leyese? Besitos.
Suprimir
FAG: Por supuesto. Escribir es un gozo interminable. Siempre hay algo que contar y una forma en que hacerlo. He escrito muchos años sin salir a la luz, he tirado a la papelera muchos miles de palabras y sigo escribiendo. Tengo una novela, Las palabras mágicas, que se vende poco a poco y que, a veces, recibe comentarios de los lectores, pero que está ahí, en la tienda o en la estantería de alguna casa, en una mesilla, sin que nadie la lea hasta Dios sabe cuándo... El Diario es distinto. Publico una página cada dos o tres días y recibe 100 visitas diarias, algunos comentarios, algunos silencios. Es una experiencia distinta, más cercana, como de tú a tú entre escritor y lector. Si dejara de suceder, sí: seguiría escribiendo, aunque este Diario, como todas las novelas, tendrá un final.

Mi lectora anónima, que siempre deja los comentarios más originales e inesperados, dijo: A mí me encanta el diario y tu forma de escribir. Gracias por tu generosidad compartiendo y por la oportunidad que nos das de hacerte una pregunta, aunque a mí me gustaría hacer más de una ;-) Mi pregunta -pelín extensa- es: ¿Qué tipo de público tienes en mente mientras escribes? ¿Crees que hay una diferencia entre la literatura "para mujeres" y la literatura "para hombres"?
FAG: Mi querida lectora anónima, voy a responderte al revés. Creo que hay cosas, sobre todo ficción, pero no necesariamente ficción, que sólo leen las mujeres y otras que sólo leen los hombres, pero hay una Gran Literatura que conecta con las necesidades y curiosidades (literarias, vitales, emocionales...) de todo el público lector. Esto no quiere decir que unos y otras lean de la misma manera. No hay duda de que, en lo emocional, somos sexos distintos. Con el Diario quise exponer un punto de vista femenino a esa tan descrito drama del divorcio, pero no sólo para que se identificaran los hombres sino para que las mujeres entendieran que lo que sienten los hombres al caer al vacío es, si no igual, algo similar a lo que sienten ellas. Del mismo modo, la soledad, la compañía, la risa y el sexo, tienen puntos de vista al otro lado que son interesantes y entendibles.
Marta, que inspiró (aunque sólo en lo culinario) a la profesora de cocina Rotenmeier, dejó este comentario y esta pregunta: Mi feo, aunque parezca que te hemos abandonado, canija, el sastre y yo te seguimos leyendo diariamente. Estamos esperando con ilusión poder comprar tu segundo libro (ya me dirás como, porque lo quiero autografiado también, eh? Ahí va mi pregunta ¿por qué no tuviste un lio con la profe de cocina, así tipo el cartero siempre llama dos veces? Te deshiciste de ella demasiado pronto.
FAG: Ay, Marta, el Feo está condenado a no tener ninguna relación seria jamás. ¿No pensáis que, en el fondo, sigue enamorado de su mujer, la primera, la única, la última, como cantaría Barry White? Me estoy imaginando la escena sobre la mesa de la clase con harina y huevos y un poco de pimienta, ya me entiendes, pero nunca me han gustado las mujeres con mal humor y no quiero hacer pasar al Feo por eso. Sobre el libro, está ya a la venta en Lulu.com, pero a partir de la semana que viene intentaré hacerme con unos cuantos para enviarlos contrareembolso a los lectores mitómanos como tú que les gusta tener los libros autografiados. Avisaré aquí mismo.

Ina (superdulces) quiso acaparar la entrevista: Felix felicidades!!!... yo sere abusadora y te haré varias preguntas: ¿qué fue lo que te llevó a escribir "el diario de un feo recien divorciado"? ¿cómo haces cada post,tienes notas escritas y ese dia decides cual y hasta donde publicar o al sentarte frente a la compu comienzan a surgirte esas ideas que tanto nos han cautivado a tus seguidores?

FAG: Como he dicho en otras entrevistas, el Diario nació como respuesta a una necesidad que tenían mis amigos de sentir apoyo en sus rupturas. Ellos me contaban las penurias de sus divorcios porque necesitaban un oído. A veces, sugerían: Escribe algo sobre esto, pero cuesta mucho imitar la vida. Lo hice, principalmente, porque podía arrancarles una sonrisa dándole un tono ácido e irónico a la narración. En cuanto a los post, surgen ideas, tramas y las voy encajando en las épocas que mejor vienen, con un guión y una cronología para que no ocurra nada en el trabajo un domingo o en su apartamento por la mañana. Las horas de publicación están muy cuidadas por eso mismo. A veces, llega una idea u ocurre una anécdota y tengo que ir al blog a escribir sobre ello porque sería genial que le ocurriera al Feo... Pero eso son ocasiones. Habitualmente, todo está planificado de antemano.

Dolo, como lo suyo son las preguntas, dejó una sencilla y complicada a la vez: ¿Es "el feo" un trocito de ti...?
FAG: Es muy difícil escribir sobre un personaje, sobre todo en primera persona, sin meterse en su piel y en su corazón. Uno tiene que imaginar cómo piensa y cómo siente. Naturalemente, es muy difícil crear todo desde cero. Todos los personajes tienen siempre algo de su autor, algo autobiográfico o algo sentimental. El feo tiene muchas cosas mías, sobre todo esa forma especial que tiene de meter la pata. En otras ocasiones, el efecto sucede al contrario: uno se mete dentro del personaje que comienza a aprender de él, a imitar sus gestos y su forma de hacer las cosas. En este caso, espero aprender del Feo la forma en que es capaz de reponerse cada vez que el mundo se le cae encima.

S. del blog Pecados preguntó demasiado: Feillo, yo quiero que me digas,en que te pareces al personaje y si algún día habrá un asesinato en el libro o Lolo se volverá gay. Ah!y otra cosa,te has basado en alguien en concreto cuando describes la personalidad del feo?

FAG: Respondo por partes. El Feo, como he dicho ya, tiene algo de mí y algo de muchas historias de tristezas y separaciones que han ocurrido a mi alrededor. Los nombres de los personajes son los nombres de mis amigos y de algunos lectores (¿me prestas el tuyo?) pero sus personalidades están alteradas por el bien de la ficción, afiladas hasta hacerlas peligrosas y, sobre el papel, tienen ya muy poco que ver con los que me prestaron sus nombres. Lolo es, en realidad, muy divertido y siempre está haciendo tonterías, pero no es ni infiel ni bebedor como el del blog. Eso sí, me gustaría que el personaje diera un vuelco y resultara ser gay. Lo he valorado varias veces y no sé dónde encajar esos capítulos. Lo del asesinato... ¿quién no se cargaría a un "amigo" como Lolo?

La pregunta de Jota, conflictiva: ¿Qué le echan tus compañeros de trabajo al café por las mañanas (aparte de café, vamos)?

FAG: Creo que le ponen azúcar. Aparte de eso, es un café especial. Lleva complicidad, amistad, paciencia, confianza, ganas de vivir, ese tipo de cosas que uno siente cuando se marcha con alguien de vacaciones. Para el Feo y para los compañeros, echar un rato en la máquina de café es como irse de vacaciones juntos, aunque no revueltos.
Suprimir

4 comentarios:

Miss Hyde dijo...

Gracias por tu respuesta.
Seguiré tirando palabras a la papelera, y seguiré escribiendo todo lo que se me pase por la cabeza.
Besitos.

lectora anónima dijo...

Muchas gracias por darnos a tus lectores, algo más, con esta interesante entrevista.
Besos al "feo".

Olegario Paez dijo...

Mis felicitaciones por los 2 años, en algún momento me asusté porque el Feo había encontrado a Dolores, pero por suerte lo echó a perder, así que "tenemos Feo para rato".

Te comento que llegué al diario en calidad de "Feo Recién Divorciado", la similitud de situaciones es increíble.

Dolo dijo...

Gracias por tu respuesta Félix, me ha gustado mucho.
Enhorabuena por la cantidad de seguidores que tienes, porque tu diario es un diario muy "vivo". Has conseguido crear un personaje, y eso es muy difícil. Yo también quiero aprender de tu personaje lo mismo que tú ( a levantarse cada vez que se cae).
¿Cómo va todo? Besos!!