sábado, 11 de junio de 2016

EL BLOG LITERARIO MÁS ABURRIDO

Puede que lo parezca, pero te aseguro, como te aseguré aquel día tomando café con un ejemplar de Rayuela entre tu taza y la mía, que si no escribo en el blog es porque escribo en otros lados. El blog es un medio de comunicación y un escritor (por humilde que sea su categoría) evitará siempre comunicarse con el mundo exterior durante el peliagudo proceso de creación; en especial, evitará comunicar aquello que está inconcluso, nonato, en proceso... y yo todo lo tengo en proceso. Un nuevo musical, un paso más allá de Germinal, más complicado y exigente, y una obra de teatro que no termino nunca de escribir, y esa novela que me es infiel y en quien no confío y con quien tengo una insalubre relación de amor que me obliga a retomarla cada tanto... y sigo en el blog de jazz, porque ahí sí es fácil expresarse, escuchar los discos, ver las películas, y comentar lo que uno siente, y no hay más que hablar. Es como escribir poesía: una sensación y un punto y aparte. No, querido amigo, no tengo tiempo de escribir en este blog, me urge la página en blanco de obras reales (que alguna vez lo serán, estoy seguro) en cuanto abro el ordenador, me empuja la inspiración en cuanto abro un libro, y no puedo permitirme perder de vista a la musa, tan esquiva.