martes, 10 de noviembre de 2020

¿Quién mató a Sherlock Holmes?

Paro un momento aquí para tomar aire y recopilar lo que han sido los meses que llevamos de pandemia.  El aislamiento me ha permitido poner en orden muchos papeles, terminar algunos borradores que esperaban perdidos en el tiempo, comenzar otros y tomar algunas decisiones. 

En mayo, atentos a tantas medidas cambiantes y desconcertantes "contra la pandemia", el esperado estreno del musical Los pilares de la tierra se pospuso al año que viene. Sabiendo que este octubre no iba a ser posible estrenar con tantas limitaciones de aforo, de movilidad y de libertad en general, Iván Macías me propuso adaptarnos a las circunstancias: crear un musical con todos los ingredientes (emoción, diversión, calidad, sorpresa, desafío...), hecho a lo grande, con canciones exigentes, grandes voces, coreografías sorprendentes y también humor, pero con un elenco sostenible (seis actores) y lo hizo con una idea original y rompedora que no puedo desvelar para no hacer spoiler...

El 18 de mayo decidimos el argumento en una ardua sesión de Skype. Al día siguiente tenía una partitura en la pantalla y escribí una letra. El 29 de octubre, después de miles de horas de intensas videoconferencias, cambios, propuestas, debates, lecturas telemáticas con los actores y con el equipo creativo, se preestrenó en el Teatro Real Carlos III de Aranjuez ¿Quién mató a Sherlock Holmes? en tres funciones que hubo que ampliar a cuatro. Con el teatro lleno (el #TeatroEsSeguro y no ha habido brotes en ningún espectáculo), la respuesta del público, maravillosa. 

Desvelado por fin el secreto que guardábamos, diré que ¿Quién mató a Sherlock Holmes? es un musical producido por Be Urium lleno de misterio, humor y emoción. Queremos hacer reír, pensar, estremecerse y también queremos que el público sienta lo que pasa por el corazón de los personajes. Es una historia original que haría sonreír a Arthur Conan Doyle y que parece salida de Broadway. 

No puedo desvelar más. Si tienen curiosidad, está en el Teatro Edp Gran Via de Madrid desde el 27 de noviembre, devolviendo la alegría a la gran calle de los musicales de Madrid en estos tiempos extraños, con el mejor elenco posible: Daniel Diges, Talía del Val, Enrique Ferrer, Enrique del Portal, Julia Möller y Joseán Moreno. En cualquiera de los grandes musicales de los últimos 20 años encontrarán, al menos, uno de estos nombres. 


Más info en www.quienmatoasherlockholmes.com








A veces, lo más peligroso es descubrir la verdad.





viernes, 24 de julio de 2020

VOLVER A LEER LAS PALABRÁS MÁGICAS



Me preguntaba Jesús Torres, dramaturgo y creador hiperactivo, el otro día por qué nos avergonzamos de presentar algo que escribimos hace años. ¡Como si ahora fuéramos adultos y nos avergonzara nuestra niñez! Yo tardé muchos años en encontrar algo que mereciera el título de publicado. Antes solo escribía, disfrutaba y luego guardaba en el cajón de los experimentos inútiles tantas cosas como se pueden escribir en veinte años.

Las palabras mágicas fue mi primera novela publicada y resume, de alguna manera, ese amor por la literatura clásica, por la emoción de la palabra y la manera en que nos influye en la vida real. En aquella época, 2007, no bullían tantas redes sociales y, a pesar de ello, me llegaron muchos comentarios de lectores agradecido (¡y felices!). Lo que ahora se llama feedback

La cuarentena ha sido uno de esos tramos duros de la vida, con el distanciamiento obligado de las personas que nos importan y la obligada procrastinación de proyectos que parecían inmediatos y que relegarán nuestras ilusiones a un futuro incierto. Pero, para mí, acostumbrado al enclaustramiento, ha sido una oportunidad de escribir, reescribir y avanzar en muchos proyectos. Alejado de las distracciones sociales y de los eventos musicales o literarios que normalmente me sacan de casa, estos meses han sido productivos a un nivel que no recordaba. Espero que podáis ver los frutos pronto. 


Pero la cuarentena también ha sido un momento de buscar nuevas maneras de compartir, de mirarnos en el interior y también de echar la vista atrás. Y a mí me pareció que era el momento adecuado para devolver a la vida esta novela, agotada en su momento. A falta de otras vías, Amazon parece la plataforma adecuada para esta reedición, sobre todo teniendo en cuenta que mis lectores cada vez están más desperdigados por este continente y el sudamericano.

Si te atreves, disfruta de las aventuras metaliterarias de León Matosas y averigüa si tus libros y tu vida real tiene alguna conexión mágica que valga la pena vivir.


domingo, 9 de febrero de 2020

SIGO DETRÁS DE LA PANTALLA

Sigo aquí. Y sí, es verdad que no actualizo el blog. No soy de escribir sobre lo personal. Mimo más mi blog sobre jazz, que camina hacia el millón de visitas y que sigue recibiendo más discos de los que puedo escuchar para poder escribir sobre ellos con honestidad... y sigo en "los otros proyectos", más tangibles. 

El musical sobre Los Pilares de la Tierra sigue en preproducción para sorprender a Madrid en octubre 2020. La mayor parte del equipo de El Médico, el musical está detrás del proyecto y yo sigo con el libreto. Los retoques son interminables pero excitantes. Es una obra magnífica y enorme que requiere una adaptación a la altura. Ahí estamos. Hemos escrito varios libretos y los hemos probado con cantantes y músicos en lecturas muy intensas. A la última, en noviembre, acudió el mismísimo Ken Follett, que se prestó a leer el primer párrafo de la novela para dar entrada al Prólogo del musical. Tuve la oportunidad de cambiar impresiones con él y parecía muy feliz por el resultado.Todo progresa adecuadamente.


Sobre la mesa, el proyecto de encontrar editorial para mi última novela, el encargo de unas letras para un disco... y otro proyecto, también un musical, pero aún no se puede hablar de él. Hemos escrito cosas, grabado demos... y seguimos trabajando con el argumento y las canciones a la espera de que una rueda de prensa me permita hablar de él. 

Mientras tanto, seguiré intentado asomarme a este blog para dejar impresiones, pero lo advierto: soy más de redes sociales en persona.

miércoles, 9 de enero de 2019

MALTRATAR LA INOCENCIA

Estremecimientos en la sala de cine

Una de las preguntas que más he respondido el año pasado ha sido: ¿Cómo se puede trasladar una novela de Noah Gordon de 600 páginas a un musical de dos horas y media? La única manera de contar una historia es determinar el punto de vista, el tono narrativo. El que elegimos Iván y yo fue la inocencia del pequeño Rob J. La vida es apasionante cuando todo nos sorprende. Y no perder esa capacidad de sorpresa, esa inocencia, a lo largo de los años nos mantiene jóvenes. Niños.

Después de ver la excelente Yo, Tonya (I ,Tonya, Craig Gillespie, 2017), con su brillante manera de contar cómo se puede desmotivar a una hija motivándola, de cómo se puede ser una madre nefasta sin percatarse de ello, me asaltan preguntas como ¿cómo puede sobrevivir la inocencia en la sociedad actual? Aceptemos que pequeñajos de cualquier edad pueden comprar, descargarse o jugar con videojuegos clasificados 18+, que la televisión incluye contenido sin control parental ni horario, que los padres de ahora están más interesados en las series y las apps que en jugar en el parque con los niños... ¿Cómo sobrevive la inocencia? ¿Cómo se fomenta la curiosidad? 

The Florida Project fue el nombre que se dio a Disney World cuando sólo era eso, un proyecto, pero en Estados Unidos, el término project se refiere también a esos bloques de pisos donde se hacinan de mala manera los que no pueden permitirse vivir de otra manera. 


Sabemos que los niños no necesitan visitar ningún reino mágico para reír y ser felices. Los niños de la película The Florida Project (Sean Baker, 2017) disfrutan de su propia inocencia en un largo verano que flota, en apariencia indemne, sobre toda la basura que fluye alrededor. Parte de esta basura viene de la madre de Monee, que a sus seis años, posee una inocencia que la hace (casi) invulnerable. La película es tan real, tan cruelmente real a pesar de su fotografía multicolor y de su final fallido, que su paradoja de moteles que acogen despojos sociales a pocos metros de Disney World parece la amenaza de una distopía post-apocalíptica que hubiera sucedido ya. Pero lo más maravilloso de la película es que ni la basura ni la pobreza pueden arañar la inocencia de Monee; sólo la inconsciencia de su madre de 22 años puede acabar con un verano feliz...

¿Qué deducimos de esto? Quizas la amenaza del futuro no serán los zombies de Guerra Mundial Z ni los vampiros de Soy leyenda sino los padres, que ya no crecen, que sobreviven con un móvil en la mano, incapaces de madurar, mientras sus hijos son educados por la televisión y las apps, mientras las cookies programan sus pequeños cerebros para que pierdan la inocencia antes de conocer el maravilloso significado de la palabra.


Algo más parecido a la inocencia es lo que plantea la exagerada ¡Tú la llevas! (Tag, Jeff Tomsic, 2018), en la que cinco niños siguen jugando al juego de pillarse después de haber cumplido los 40. Basada en un hecho real recogido en un artículo del Wall Street Journal titulado "Hace falta planificación y precaución para evitar llevarla", nos recuerda esa frase que dice: Los seres humanos no dejan de jugar porque envejecen; envejecen porque dejan de jugar. Este aforismo, que algunos atribuyen a Benjamin Franklin y otros a Oliver Wendell Jones, es la clave. 


Pero, exageraciones aparte, si la muerte arranca al pequeño Rob J de un hogar modesto pero feliz sin que robarle su inocencia y su curiosidad por la vida, ¿por qué los niños de una sociedad a quienes se abren puertas tan inmensas como Internet, la televisión, el acceso gratuito a la educación, los idiomas, los Erasmus... parecen carentes de esa curiosidad que da brillo a la infancia? La inocencia y la curiosidad van de la mano porque la segunda convierte a la primera en un papel en blanco que pide tinta y palabras como un bebé hambriento.

domingo, 28 de octubre de 2018

UN LARGO SUEÑO HECHO REALIDAD

El sueño consistía en varios capítulos: por un lado, escribir y montar un musical a la altura de Broadway sin tener que importarlo, convertir la novela histórica más fascinante de cuantas se han escrito (El Médico de Noah Gordon) en un musical y, por último, hacerlo con calidad suficiente para despertar el asombro del público.

Todo comenzó a principios de 2016. Tras varias negativas, Iván Macías y yo escribimos dos canciones y él, junto con nuestro productor Pablo Martínez, se fueron a Barcelona, donde vive Michael, hijo y agente en España de Noah Gordon, y le mostraron las canciones. La respuesta fue inmediata: "Tenéis que venir a Boston y enseñarle esto a mi padre". No menos sorprendente fue la respuesta del propio Noah cuando Iván y Pablo lo visitaron. "Estoy oyendo mi libro", dijo mientras oía el prólogo, él que no habla español.

Muchas aventuras más tarde, El Médico El Musical se ha estrenado en Madrid el pasado 17 de octubre, con gran presencia de caras conocidas en la alfombra roja, tras reestructurar el Teatro Nuevo Apolo, reconfigurar su escenario con una escenografía construida en Roma, instalar un sistema de sonido importado de Londres y único en España, y modernizar su iluminación. Más de 200 profesionales han trabajado en este proceso, apoyado por empresarios andaluces que han creído en el proyecto desde el principio. Ahora, y durante toda la temporada, El Médico El Musical abre sus puertas cada noche para fascinar a espectadores (y lectores) con la versión cantada y épica de la historia de Rob J. Cole, el niño que descubre que puede presentir la muerte con sus manos y que pasará su vida luchando por dominar a tan esquivo enemigo.

Noche de estreno: el propio Noah Gordon asistió.
Aquí, junto a Sofia Escobar (Mary) y Alain Damas (Sha)
Noche de estreno. De izq. a dcha.: Félix Amador, Iván Macías, Noah Gordon
y los productores Pablo Martínez y Manuel Astasio

Adrián Salzedo es Rob J. y Sofía Escobar la chica que le obligará a elegir entre el amor y la vocación. 41 actores y 20 músicos cantan en directo esta historia con la música de Iván Macías y las letras de este que firma. 
Iván Macías es el genio que ha compuesto la música original, una partitura emocionante y de tintes épicos, mientras que Félix Amador es el artífice del libreto, magnífico, y muy fiel a la novela. (El Teatrero, 16-X-2018)

La adaptación musical de El médico ha conseguido engrandecer la novela (Noah Gordon para Diario de Jerez, 20-X-2018)

Mientras yo sigo asombrado por la expectación que el musical ha despertado en la prensa y el éxito entre el público, mientras se convierte en visita obligada para todo el que pase por Madrid como ya ocurrió con otros musicales, empiezo en el escondrijo de mi estudio el boceto de un nuevo proyecto. Junto a mí y en mis oídos, el fabuloso doble CD que el elenco original de El Médico grabó este verano en Londres junto a la incomparable London Symphony Orchestra, ese summum de las sinfónicas que han dirigido todos los grandes de la batuta y que en Julio se ridió ante el joven Iván Macías. El resultado es apabullante, quizás tanto como sentir en directo la historia.

¿Qué puedo añadir sino dar las gracias a Noah una vez más?


Félix Amador, autor del libreto y las letras [...] ha realizado un trabajo exquisito convirtiendo la novela en un buen libreto y creando unas letras magníficas para cada canción. Bastante fiel a la historia, aunque finaliza de forma ligeramente diferente, con un pequeño epílogo. [...] Iván Macías es el compositor y director musical del musical El médico. Una ambiciosa y detallada partitura repleta de giros étnicos árabes y hebreos, y bases al estilo Broadway clásico. [...] En algunos compases ofrece destellos cinematográficos. Busca con acierto el impacto dramático y escénico. De este modo logra emocionar a la audiencia en numerosas ocasiones. [...] Le auguramos una larga temporada repleta de éxito. Si aún tienes dudas, presta atención a la duración de su ovación final y a los comentarios del respetable a la salida. (Teatro a teatro, 23-X-2018)
La adaptación literaria, a cargo del dramaturgo Félix Amador, es impecable y El Médico cuenta con un equipo creativo de prestigio como José Luis Sixto (Director y Director Escénico), Francesc Abós (Director y coreógrafo), Alfons Flores (escenógrafo), Lorenzo Caprile (diseñador de vestuario) y Jorge Blass (diseñador de efectos mágicos). (Marién Ladrón de Guevara en Te veo en Madrid, 27-X-2018)
Acudí a presenciar El Médico con expectación. Félix Amador ha sabido adaptar la compleja novela de Noah Gordon conservando su emoción y profundidad de pensamiento. Iván Macías ha compuesto una música a ráfagas extraordinaria, siempre excelente. (Luis María Ansón, El Mundo, 24-X-2018)
Una SUPERPRODUCCIÓN mayúscula con sello español (orgullo patrio) y que comprime de manera excelente la novela en un musical con un casting soberbio y una ejecución magistral.  (Otium Madrid, 18-X-2018)
Tenemos que decir que la obra es fiel al libro como jamás imaginé que pudiese serlo. Para convertir ese novelón en un musical hay que tener mucho talento, y talento es lo que sobra en esta producción Pero es que además unido a la música, la escenografía y la interpretación de los actores el resultado es un espectáculo exquisito, con muchísima calidad y buen gusto. (Qué bello es leer, 25-X-2018)






Información más actualizada:
* Web oficial del musical: www.elmedicomusical.com

sábado, 26 de mayo de 2018

EL MÉDICO LLEGA A MADRID EN OCTUBRE 2018

Ayer 25 fue un día especial. El lugar, también especial. La Academia Nacional de Medicina, edificio vetusto y magnífico cerca del Teatro Real, acogió la presentación oficial de lo que será la primera temporada de El Médico, El Musical en Madrid, un edificio donde aún pervive el espíritu (y los asientos) de personalidades como Severo Ochoa y donde se guarda una copia del Libro de Avicena, que aparece en la novela de Noah Gordon y que en el musical es un elemento emotivo del final.

Las entradas ya están a la venta. Con este mensaje y las primeras cifras de taquilla los nervios están a flor de piel. Queda mucho por hacer aunque todo esté ya ahí. Estará en cartel desde octubre 2018 en el maravilloso Teatro Nuevo Apolo, un edificio de los años 30 que tiene aún el sabor de los teatros de verdad. Entre cajas, nuestro director, José Luis Sixto, que ha sido capaz de profundizar en el libreto y en la historia a lo largo de la gira de presentación que termina el 21 de julio en el Foro Iberoamericano de La Rábida tras haber alcanzado casi los 50.000 espectadores.

El Nuevo Apolo

Pero hay más equipo. Se ha unido a nosotros Jorge Blass, mago entre magos, para crear los efectos especiales que harán de El Médico un musical único y espectacular sobre la escenografía de Alfons Flores. Francesc Abós será el coreógrafo (hay que mover a todos los cantantes, más de 30, entre los nuevos elementos escenográficos) y el popular Lorenzo Caprile está ultimando un nuevo vestuario... Un gran equipo para presentar el mayor musical que se haya presentado nunca en Madrid.


Aprovechamos la presentación a la prensa, distendida y breve, como deben ser los buenos eventos, con más de 20 medios acreditados y alguno que apareció a última hora, aprovechamos el momento, decía, para presentar a nuestra nueva estrella, Sofía Escobar, una de las pocas voces extranjeras que ha triunfado en el West End londinense en montajes tan exigentes como El Fantasma de la Ópera o el tour mundial de West Side Story que la llevó de gira desde Londres, París... hasta Malasia (!) durante dos años. Estando en West Side Story ganó el premio a la Mejor Cantante de Musicales de Londres y quedó finalista en los premios Lawrence Olivier. Para nosotros, es un lujo su intervención como Mary en El Médico, una presencia que comienza con esta presentación a dúo junto al tenor venezolano Alain Damas, que interpreta al Sha de Persia.


Dicho queda. Las entradas entán a la venta. ¿Os lo vais a perder?

Los presentadores, con Michael Gordon como invitado especial, Iván Macías (compositor),
José Luis Sixto (director) y este que firma

Los medios



Kits para prensa






















* Toda la información y noticias en www.elmedicomusical.com 

viernes, 18 de mayo de 2018

LA SOLEDAD DEL AUTOR

Para Ortega y Gasset, el personaje teatral es un personaje incompleto. No lo dudo. Al final, el libreto no es más que palabras. En una novela, la imaginación del lector da vida a la gramática pero el público teatral exige algo más, esto es, un equipo más allá de los actores, cantantes, bailarines... Una iluminación acertada, coreografías, atrezo y el trabajo de un director solvente aportan en tiempo real todo lo que el libreto quiso o debió decir. El problema es que, en este medio, al contrario que en la novela, el resultado no depende del escritor sino de todo el equipo. Y cuando no está en mis manos el éxito, no me queda otro remedio que ser un espectador más y, antes que nada, esperar.

Fotografía © Medios en Red Digital Agency